Noticias

26 Julio 2017

Los alumnos del Centro Camí Obert de APSA en l’Alfàs del Pi han despedido el curso escolar realizando una salida en kayak



Los jóvenes han disfrutado mucho de la experiencia. “Con esta salida han trabajado habilidades de vida en comunidad, como pueden ser el ocio, el transporte o las actividades al aire libre. Una iniciativa que les ha permitido participar en servicios que ofrece la comunidad para todo el mundo, integrándose en actividades para gente sin discapacidad”, ha explicado Jessica Aguilar, monitora del curso. “Estamos encantados y damos las gracias a toda la gente implicada”, ha añadido.

Una salida en kayak desde la playa de l’Albir hasta las calas del Metge y de la Mina que les ha permitido descubrir lugares de gran belleza natural y aprender sobre la diversidad medioambiental del litoral mediterráneo de la mano de Ricardo Barreno, técnico del área de Juventud. De este modo han despedido el curso escolar, iniciado el pasado mes de septiembre. Una actividad en la que les han acompañado los ediles de Deportes, Luis Miguel Morant, y de Cultura, Mayte García.

Una actividad coordinada por las concejalías de Juventud, Playas, Bienestar Social y Deportes, en la que han participado 8 de los 10 alumnos que actualmente cursan sus estudios de Auxiliar de Servicios Administrativos en el centro.

“Ha sido un placer poder compartir con los jóvenes de Camí Obert esta actividad”, ha declarado Morant, quien ha agradecido a la empresa Centro de Actividades Náuticas Tsunami Albir toda la ayuda prestada.

Camí Obert es un centro de formación para adolescentes con discapacidad intelectual y del desarrollo con edades comprendidas entre los 16 y los 26 años. Es el primero de estas características en la comarca de la Marina Baixa. En la actualidad cuenta con una decena de alumnos procedentes de l’Alfàs del Pi, La Vila Joiosa, La Nucía y Altea.

Este centro nace con el objetivo de prestar los apoyos necesarios al adolescente con discapacidad, desarrollando todos aquellos aprendizajes que le son de utilidad para el acceso a su vida personal, tanto en el hogar como en la comunidad. “El objetivo formativo del centro es el desarrollo del máximo nivel de autonomía posible”, ha destacado García.

Para ello, los jóvenes aprenden desde formación profesional específica, orientación laboral y prevención de riesgos laborales a autodeterminación, habilidades socio profesionales, formación básica, informática, tecnología y educación física. Además, se realizan prácticas no laborales como parte del currículo formativo.

APSA es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde hace medio siglo para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual de la provincia de Alicante. Desde 2011 mantiene una estrecha colaboración con el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi.

  • Compartir