Noticias

16 Mayo 2016

Los usuarios del nuevo centro APSA en Alfàs del Pi salen de excursión para conocer el pueblo y sus museos



Lectura fácil

El pasado día 2 de mayo fue nuestro primer día en Camí Obert l´Alfàs.

A la hora del descanso, salimos a almorzar y a buscar información sobre el transporte público y a lugares interesantes que visitar cercanos a nuestro centro. En el ayuntamiento nos recomendaron ir a las “escuelas viejas”, donde hay un punto de información turístico.

Allí conocimos a Kiko, que primero nos enseñó folletos y mapas con lugares que visitar, como el Faro del Albir, Guadalest o Las Fuentes del Algar.., pero además Kiko nos mostró que la escuelas viejas son ahora  un museo sobre la historia del pueblo y de cómo vivían las personas.

Por ejemplo cómo y cuando se construyó  la acequia madre de toda la zona desde Polop, con fotos de los puentes más antiguos o de personajes que fueron famosos en el pueblo como el  guarda de los campos.

Hay una foto muy curiosa: los niños del pueblo con el primer balón de fútbol que tuvieron. ¡Lo pagaron entre todos!

Y así es como por casualidad y ya el primer día, empezamos a descubrir nuestro pueblo.

El pasado día 2 de mayo fue nuestro primer día en Camí Obert l´Alfàs.

A la hora del descanso, salimos a almorzar y a buscar información sobre el transporte público y a lugares interesantes que visitar cercanos a nuestro centro. En el ayuntamiento nos recomendaron ir a las “escuelas viejas”, donde hay un punto de información turístico.

Allí conocimos a Kiko, que primero nos enseñó folletos y mapas con lugares que visitar, como el Faro del Albir, Guadalest o Las Fuentes del Algar.., pero además Kiko nos mostró que la escuelas viejas son ahora  un museo sobre la historia del pueblo y de cómo vivían las personas.

Por ejemplo cómo y cuando se construyó  la acequia madre de toda la zona desde Polop, con fotos de los puentes más antiguos o de personajes que fueron famosos en el pueblo como el  guarda de los campos.

Hay una foto muy curiosa: los niños del pueblo con el primer balón de fútbol que tuvieron. ¡Lo pagaron entre todos!

Y así es como por casualidad y ya el primer día, empezamos a descubrir nuestro pueblo.

  • Compartir