Noticias

15 Agosto 2014

¿Conoces las distintas opciones que tienen las personas con discapacidad intelectual para trabajar?



Fuera de nuestro colectivo, y a veces incluso dentro, no está clara la diferencia entre ellos, por lo que pasamos a continuación a explicar un poco en que consisten Centro Ocupacional, Centro Especial de Empleo y Empleo con Apoyo.
LOS CENTROS OCUPACIONALES
Tienen como objetivo dar una ocupación, promoviendo el desarrollo personal y social de las personas con discapacidad intelectual, para potenciar al máximo el desarrollo de sus capacidades y habilidades tanto para la vida cotidiana como para el trabajo. En función de las características de las personas a las que se dirige puede tener dos orientaciones:
- Recurso permanente para aquellas personas que no pueden acceder a otro tipo de empleo.
- Recurso temporal, en el que se forman aquellas personas con posibilidades de acceder a un Centro Especial de Empleo o a una empresa ordinaria.
En los Centros Ocupacionales se llevan a cabo tareas de distinto tipo: carpintería, manipulados, artesanía, encuadernación… procurando que las personas con discapacidad estén ocupadas, para ello se desgrana el trabajo en pasos, y se asigna a cada usuario/a una tarea acorde a sus posibilidades y potencialidades.
En APSA contamos con dos centros ocupacionales, el Centro Ocupacional Terramar y el Centro Ocupacional de San Juan.
LOS CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO
Los Centros Especiales de Empleo (CEE) son empresas con una finalidad productiva, que ofrecen un trabajo remunerado a las personas con discapacidad y que además prestan servicios de ajuste personal y social.
Para que una empresa sea considerada CEE al menos el 70 % de la plantilla debe presentar discapacidad con grado igual o superior al 33%.
La finalidad principal de este tipo de empresas de economía social es la de generar y/o mantener empleo estable y de calidad para personas con discapacidad. Debe partir de proyectos empresariales sostenibles, cuyos beneficios redunden en la creación de más y mejor empleo.
Desde hace más de veinte años, APSA cuenta con tres CEES; Limenop, Avimar y Terramar.
ENCLAVE LABORAL: Hace referencia a la prestación de serivios por parte de un grupo de trabajadores/as de un Centro Especial de Empleo en una empresa de iniciativa mercantil. La relación está gestionada por medio de un contrato de alquiler de servicios entre el CEE y la empresa para realizar el trabajo encomendado.

EMPLEO PÚBLICO
El empleo público es el que todos conocemos, en estos casos el empleador es el Estado y es necesario superar una oposición.
Las personas con discapacidad intelectual tienen mayores dificultades para acceder a este tipo de trabajo, ya que la discapacidad intelectual conlleva mayores dificultades de memoria, aprendizaje… por lo que se encuentran en desventaja a la hora de conseguir puestos de trabajo en la administración pública. Aunque existen plazas reservadas para personas con discapacidad, aquí entran personas con otro tipo de discapacidades (físicas o sensoriales) que tienen menores dificultades a la hora de estudiar, hacer exámenes…
EMPRESAS PRIVADAS
Las empresas privadas son aquellas que son propiedad de inversores privados, su objetivo principal es el de generar ingresos.
El principal problema que se encuentran las personas con discapacidad en este tipo de empresas es la falta de confianza de los empresarios, falta de formación, experiencia… Por ello, entidades como APSA general lo que se conoce como:
APOYOS PARA EL EMPLEO
Hace referencia al apoyo que reciben las personas con discapacidad en el puesto de trabajo. Este apoyo es individualizado, y pretende ayudar en la adaptación al puesto de trabajo. APSA cuenta con formadores especializados que acompañan a la persona con discapacidad en su día a día como trabajador en una empresa privada, logrando una correcta adaptación a su puesto y minimizando la carga que ello supondría para el contratador.
LISMI (Ley de Integración Social del Minusválido)
La LISMI es la ley en la que se establece que las empresas privadas que cuenten con más de 50 trabajadores deben reservar un 2% de sus puestos a personas con discapacidad (tanto física como psíquica o sensorial). Esto mismo sucede en las plazas de oposición.

  • Compartir